Seis años antes de que el volcán Tajogaite hiciera erupción en La Palma, un trabajo de investigación de final de Máster sobre evaluación del peligro volcánico anticipó tanto el lugar más probable de inicio de la erupción como el escenario eruptivo más probable que podría derivar de la misma. Ahora, un nuevo artículo de Geociencias Barcelona (GEO3BCN-CSIC) rescata esa investigación, y pone de manifiesto la importancia de realizar análisis de peligrosidad a largo plazo, basados en el conocimiento geológico, en zonas volcánicas activas.

“El trabajo remarca la importancia de realizar este tipo de estudios cuando la actividad volcánica es baja o inexistente, con el fin de usar los resultados para mejorar la planificación territorial y para la elaboración de planes de emergencia más realistas y precisos”, subraya Joan Martí, investigador de GEO3BCN-CSIC y coautor del nuevo artículo.

La nueva publicación pone el foco en el Trabajo de Fin de Máster de la geóloga Amaia Rodríguez, que se llevó a cabo con la metodología y herramientas informáticas desarrolladas en el grupo de volcanología de GEO3BCN-CSIC.

Los estudios de peligrosidad volcánica a largo plazo, que se basan tanto en el conocimiento geológico como en el pasado eruptivo de la zona volcánica, son fundamentales para reducir el riesgo. El científico de Geociencias Barcelona considera que este tipo de estudios deberían ser “obligatorios” en cualquier zona volcánica activa ya que, lamenta, todavía se está en un estado muy preliminar.

A pesar de la incertidumbre generalizada que existe siempre en el pronóstico de cualquier erupción volcánica, el análisis de la peligrosidad permite conocer de forma más precisa los posibles riesgos. Por ello, combinar el conocimiento geológico y la vigilancia volcánica es clave para anticiparse a ese peligro y reducir las consecuencias negativas de las erupciones.

Precisamente, tanto la metodología como las herramientas a las que se refiere el nuevo artículo ya se han aplicado en otras zonas volcánicas como Costa Rica, El Salvador, México, Antártida e Islandia. “Otra aplicación reciente con iguales resultados satisfactorios fue en el pronóstico de la erupción ocurrida en Islandia en 2021, que inició el 19 de marzo en una zona relativamente próxima a la capital Reikiavik y que duró seis meses. En este caso tanto la localización del centro emisor como el escenario eruptivo resultante fueron anticipados con exactitud con la aplicación de nuestros métodos”, explica Joan Martí.

Referencia del artículo

Martí, J., Becerril, L., & Rodríguez, A. (2022). How long-term hazard assessment may help to anticipate volcanic eruptions: The case of La Palma eruption 2021 (Canary Islands). Journal of Volcanology and Geothermal Research, 431, 107669. https://doi.org/https://doi.org/10.1016/j.jvolgeores.2022.107669

 

We use cookies to improve our website and your experience when using it. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk